Nunca sabré.


.
Nunca voy a saber
que recuerdo querían despertar esos atardeceres en que la oscuridad se desmoronaba pesadamente sobre el sol.
O cuando la mañana despertaba tibia en el verano, y una luz pálida se arrimaba a abrirme los ojos.
O que intentaba expresarme el espejo, cuando la cáscara que era mi reflejo, me parodiaba y sonreía tímidamente.

Nunca sabré
Que quería decirme la ciudad, cuando el silencio la cubría con su manto, y mi corazón de un sobresalto, intentaba marcarle un ritmo.
O cuando el reloj meditabundo en mi pared, derramaba minutos por doquier en sus diálogos con la nostalgia.
O cuando el amor era un continente, en algún lugar de un mundo, perteneciente a otra galaxia.

Nunca voy a saber que querían evocar antes de traerte a mis brazos. Nunca sabré siquiera, si antes de vos, el mundo me hablaba a mi.

2 comentarios:

  1. Las eternas incógnitas que nos da esta vida peregrina...
    Hermoso!

    ResponderEliminar