Si


.
Si mis pies desnudaran el camino
Que se aparca frente al brillo de tu boca
Que se pierda el eco entre la roca
Mas que no sea tu eco, ni el eco mío.

Si un súbito y blanquísimo reflejo
nos borrase al dulce verso de la vida
tu mirada - y la mirada mía
serán la lluvia que se enrostra en el espejo

Porque soy siempre tuyo si te dejo,
y así, me tienes contigo nuevamente

y aunque el tiempo se consuma hostil y lento
se marchita la rosa, simplemente.

3 comentarios:

  1. No dejes que esa rosa se marchite! Hermoso poema!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. hermoso blog

    me encanta lo que escribís

    y como!

    ideal para un día de lluvia o melancolía

    que suele ser lo mismo

    ResponderEliminar